Notas después de leer la "La cabaña de Heidegger" de Adam Sharr

 

Relación entre el entorno y el pensamiento.
El entorno se refiere al espacio y a los actos.
Cada entorno tiene unos actos propios.
Estos actos pueden ser consecuencia directa del entorno, necesarios en él. Como cortar la leña para la estufa de la cabaña.
O pueden ser propios de él, aunque voluntarios. Recibir visitas en la ciudad o pasear por el campo en la cabaña.
Cada entorno tiene un espacio interior y un espacio exterior.
El juego del interior y el exterior se cambian con el juego de los trabajos. Espacio y trabajo son parte de la misma realidad.
El pensamiento es un super-trabajo. Quizás una super-entidad.
Cada espacio tiene también sus características ideológicas. Se compone de un pasado y de las ideas asociadas a él. Y los modos. Anclado en lo colectivo.
Y hay una ideología del interior y una ideología del exterior.
La casa, la cabaña, son membranas. Límites entre el espacio interior y el exterior. Entre la ideología interior y la exterior. Entre los trabajos de dentro y los trabajos de fuera.
Y hay un yo interior y un yo exterior. Como es distinto el del campo del de la ciudad. Aunque todos estén entrelazados.
En la cabaña Heidegger piensa y escribe. En la casa lee, conversa y escribe. La escritura es el epítome de todo. El sumidero de todo. Aspira a la totalidad. Se nutre de todos los trabajos, ideologías y espacios.
Y cada vez más el retorno a la cabaña. El espacio interior de la cabaña es más interior que el espacio interior de la casa. Al ser menor se definen mejor los límites. Es más fácil calentarlos.
La vida y el espacio. Periódicamente necesitamos recogernos para descansar, reencontrarnos y reconstruirnos.
Y cuanto más lejos hemos llegado en la línea de la vida, cuanto más ser hay que ordenar, más tenemos que recogernos.
No es debilidad. El enfermo busca ayuda, necesita la ciudad, el espacio público del hospital.
El enfermo, o el viejo, solo se recluyen cuando la enfermedad es recapitulación, metamorfosis.
La cabaña, un espacio abarcable, sencillo, rodeado de inmensidad, solitario.
Un ansia de pensar.