Notas después de leer la "La cabaña de Heidegger" de Adam Sharr

 

Relación entre el entorno y el pensamiento.
El entorno se refiere al espacio y a los actos.
Cada entorno tiene unos actos propios.
Estos actos pueden ser consecuencia directa del entorno, necesarios en él. Como cortar la leña para la estufa de la cabaña.
O pueden ser propios de él, aunque voluntarios. Recibir visitas en la ciudad o pasear por el campo en la cabaña.
Cada entorno tiene un espacio interior y un espacio exterior.
El juego del interior y el exterior se cambian con el juego de los trabajos. Espacio y trabajo son parte de la misma realidad.
El pensamiento es un super-trabajo. Quizás una super-entidad.
Cada espacio tiene también sus características ideológicas. Se compone de un pasado y de las ideas asociadas a él. Y los modos. Anclado en lo colectivo.
Y hay una ideología del interior y una ideología del exterior.
La casa, la cabaña, son membranas. Límites entre el espacio interior y el exterior. Entre la ideología interior y la exterior. Entre los trabajos de dentro y los trabajos de fuera.
Y hay un yo interior y un yo exterior. Como es distinto el del campo del de la ciudad. Aunque todos estén entrelazados.
En la cabaña Heidegger piensa y escribe. En la casa lee, conversa y escribe. La escritura es el epítome de todo. El sumidero de todo. Aspira a la totalidad. Se nutre de todos los trabajos, ideologías y espacios.
Y cada vez más el retorno a la cabaña. El espacio interior de la cabaña es más interior que el espacio interior de la casa. Al ser menor se definen mejor los límites. Es más fácil calentarlos.
La vida y el espacio. Periódicamente necesitamos recogernos para descansar, reencontrarnos y reconstruirnos.
Y cuanto más lejos hemos llegado en la línea de la vida, cuanto más ser hay que ordenar, más tenemos que recogernos.
No es debilidad. El enfermo busca ayuda, necesita la ciudad, el espacio público del hospital.
El enfermo, o el viejo, solo se recluyen cuando la enfermedad es recapitulación, metamorfosis.
La cabaña, un espacio abarcable, sencillo, rodeado de inmensidad, solitario.
Un ansia de pensar.

"On Photography" de Susan Sontag

Sontag, S. (1979). On photography. London: Penguin Books.

Releo Sobre la fotografía de Susan Sontag. La primera vez que lo leí fue hace más de veinte años. En aquel tiempo hacía fotos con una Pentax que me dejó mi padre. Las hacía despacio, y luego olvidaba los carretes sin revelar durante meses. No creo que entendiese mucho entonces a Susan. Creía que fotografiando podría entender la realidad. No explicarla, tan solo entenderla. Hacía fotos y revelaba unas pocas. Las miraba tiempo, esperando que hablasen silenciosamente. Que me impregnasen. O hojeaba libros de maestros, compraba todos los que podía, y abría los ojos esperando que se colase por ellos algún inefable.

Buscando entender la realidad. No entendía nada de lo que Sontag quería decir.

Hoy, más de veinte años más viejo, a casi cuarenta años de la publicación de Sobre la fotografía, lo leo de distinta manera. 

La fotografía ya no es la apropiación de la realidad, no la suplanta. La fotografía es la realidad. Tanto se han acercado lo representado y su representación que se han confundido. La fotografía se multiplica invadiendo el tiempo. ¡El instante decisivo!. No existe. Es una ilusión. Requería un tiempo para buscar, para cazar; y un tiempo para demorarse en su contemplación. Tenía que ser único. La fotografía ya no selecciona instantes, digitaliza el mundo. Lo corta en secciones individuales, discretas, que aspiran contener todo el tiempo.

El aura desapareció. Ni la tiene ni se la espera. No se echa en falta. La fotografía está en todos lados y en ninguno. No es un objeto, es un continuo oculto, archivado en algún límbico data center.

Si, Susan tenía razón. Y yo no lo entendía cuando ojeaba esos libros. Hemos ido más allá. Tenía razón, y estamos más lejos. La cámara ya no puede robar el mundo, ya no es un arma de agresión. El trabajo está hecho. Hoy todos llevamos una cámara y miramos por ella; hoy todos llevamos el mundo en un bolsillo.

Pero he disfrutado volviendo a leerlo. Dejándome envolver por los flujos y reflujos de un pensamiento tan brillante. Tan acogedor. Lo leo y pienso que tenía razón, más que razón. Que este mundo digital, que esta imaginería ya se anunciaba preñada en sus páginas. Quizás sea porque continúo haciendo fotos con una vieja cámara analógica. Y las olvido durante meses. Por ese principio de ecología, ecología de imágenes.

 

"Seveneves" de Neal Stephenson.

Stephenson, N. (2015). Seveneves. The Borough Press.

En algún momento tendremos que ir al espacio. No hablo de una misión, de unos astronautas que vayan y vuelvan. En algún momento habrá que comenzar la gran migración y abandonar la Tierra si queremos que la humanidad sobreviva.

“The moon blew up without warning and for no apparent reason”.

La primera frase del libro. El cosmos es el actor principal y acaba de entrar en escena. Con todo su poder, los vastos espacios y los rincones diminutos, y sus tiempos, catástrofes instantáneas que se alargan durante milenios. Y los personajes secundarios, la política de las naciones y de los pequeños grupos humanos en naves abarrotadas, las mecánicas orbitales y la ciencia, y los individuos a los que el azar y el ingenio salva y mata. 

Las dos primeras partes del libro son la crónica de una carnicería. La tercera una epifanía.

No un gran, pero si un buen libro. Lleno de grandes cuestiones, de ética y de destino. De pura ciencia ficción, técnica, trascendente.

Para los que han disfrutado con Moby Dick y con The Martian (no, las películas no, los libros de Melville y de Weir).

Una más detallada, menos enfática, crítica en el New York Times por Charles Yu: http://www.nytimes.com/2015/05/31/books/review/seveneves-by-neal-stephenson.html

Y a Bill Gates también le gustó: https://www.gatesnotes.com/Books/Seveneves

 

"A sangre y fuego: héroes, bestias y mártires de España" de Manuel Chaves Nogales

Chaves Nogales, M. (2011). A sangre y fuego: héroes, bestias y mártires de España. Madrid: Espasa

Es incomprensible que haya descubierto ahora a Chaves Nogales. Que sea en el 2016, a mis 50 años, cuando lo encuentre por casualidad. ¿Habré estado ciego, despistado, ausente? ¿Como no me lo han presentado en el colegio, en los periódicos, en los telediarios cada efemérides de esa matanza que nos hicimos? ¿O me lo mostraron y yo estaba mirando para otro lado?

Nueve relatos que serán o no verdaderos, pero si son ciertos. Y un prólogo que debería abrir todos los libros de historia contemporánea de este país. Un prólogo que tendríamos que fijar en cada monumento y en cada cementerio; en cada escuela y universidad. Desgarrador.

Cómo la tercera España fue asesinada por las dos Españas. Con el corazón helado, luchando heroicamente por una causa que no era la suya. Y Chaves Nogales lo cuenta mientras huye, ahogado por el terror y la sangre, sinceramente, sin excusas.

Un libro ineludible. Para cualquier español. Para cualquier guerra.

Y dejémonos de una vez de tonterías, ideologías y zarandajas. Que vamos siendo mayores y es tiempo de llamar a las cosas por su nombre.

Por si alguien quiere leer el prólogo está también en esta entrada del blog de Reverte http://www.zendalibros.com/chaves-nogales-ahogado-terror-sangre

 

"Helping doctoral students write", de Kamler y Thomson

Kamler, B., y Thomson, P. (2006). Helping doctoral students write: pedagogies for supervision. Londres; Nueva York: Routledge.

Este libro de Kamler y Thomson es mucho más que un “How to” sobre como redactar una tesis doctoral. Concebido como un instrumento de ayuda para maestros y tutores de estudiantes de doctorado puede ser usado perfectamente por cualquiera que escriba textos académicos.

Kamler y Thomson plantean la idea de que el conocimiento no expresado no existe realmente. El conocimiento se crea cuando se articula, cuando se fija en el proceso de escritura. Así, no tiene sentido considerar la escritura como la última parte del trabajo. No tiene sentido separar la redacción de la tesis de la investigación.

La escritura refleja al tiempo la identidad del autor y el cuerpo social donde se produce. Por eso escribir es difícil, arduo y peligroso. Te juegas tu identidad, la construyes y la ofreces, está en lo que dices. Y la revisión por tus pares no es solo la de tu trabajo, es la de tu ser, al menos el social, tu pertenencia al mundo académico. Especialmente si aún no has entrado.

La inseguridad en la relación con las fuentes, la dificultad de afirmar tu aportación al campo, la necesidad de madurar tu propia voz. Las metáforas visuales que proponen Kamler y Thomson nos ayudan a descubrir y enfrentar estos conflictos, verlos en su naturaleza, como evolución y camino de aprendizaje y evitar que se conviertan en bloqueos.

Un gran libro que tendré que releer. Y por cierto, ¿como es que todavía no se ha traducido al español?.

Mas reseñas en Goodreads. Las de Trevor y Elizabeth son especialmente detalladas e interesantes.

Y, por supuesto, Patter, el blog de Pat Thomson. Sobre enseñanza de la investigación, escritura académica. Delicioso.

"La transparencia engaña", de Albergamo (ed.)

Albergamo, M. (Ed.). (2014). La transparencia engaña. Madrid: Biblioteca Nueva.

La transparencia está considerada un pilar de las sociedades democráticas. Es necesaria para el conocimiento y la ciencia, permite a los medios investigar y comunicar, empodera al pueblo al descubrir las razones y movimientos de las élites. Un bien práctico y moral.

Albergamo recoge en su libro las conferencias dadas dentro del encuentro ¿Transparencias?en los Cursos de Verano de la Universidad Complutense en El Escorial en 2013. 

Entre interrogantes.

Los ponentes se acercan críticamente a la transparencia y nos muestran como la ignorancia es también un bien social necesario, que lo transparente resultante incognoscible y como podemos ocultar algo mostrándolo. Desde los campos de la teoría del conocimiento, la política y la comunicación, vemos como la transparencia es más ambivalente y compleja, éticamente menos clara, que la visión común que tenemos de ella.

Un libro interesante.

Imagenesmecanicas.org

Hace unos cuantos años, pueden ser 10 o pueden ser más, compré este dominio para enseñar mis fotos. Un nombre curioso que me recordaba lo que había estudiado en la universidad. Incluso lo usé para los tarjetones de una exposición en la Casa de Canarias que me consiguió mi amigo Andrés Delgado. Que es gran pintor y mejor persona.

Estuvo unos años dirigido a un blog en Wordpress.com. Con cierto tráfico durante un tiempo. Números modestos, domésticos, y algún mensaje intercambiado con algún seguidor. Luego se fue enfriando. Tampoco yo le dedicaba demasiado tiempo.

Y un día lo saqué de allí y lo llevé a 500px. Mala idea. No por ellos, el servicio funciona muy bien. Hubiera sido igual en Flirck o en cualquier otro. Pero el concepto no tiene sentido. Aficionados a la fotografía que intentan sobresalir entre otros miles de aficionados a la fotografía. Toda esa política de likes y follows y buscar la hora adecuada para subir la actualización. Y miles de fotos con el raw estirado desde el negro más negro al blanco más blanco. La muerte por agotamiento del sistema de zonas. Y la perfección técnica, la perfecta iluminación, el hiperenfoque, el filtrado. 

También una página en Facebook. No hablo de la personal, la de las fiestas con amigos y fotos de los hijos. Una página de "artista", que uno lo vale. Invitas a los amigos y ale. A abrasarlos. Y a muchos por duplicado. Porque claro, todo lo que subes a la página de "artista" lo subes también a la personal, no sea que alguien se lo pierda.

Bueno. Se acabó. Me llamo Angel Martínez Pradel. Como los Martínez son abundantes en Madrid siempre me llamaron Angel Pradel. Mi padre no protestó nunca. Así que lo que uno vaya haciendo y que le apetezca enseñar irá cayendo aquí, en angelpradel.com. Y lo que se vaya rescatando de lo hecho.

Durante un año, y porque se me olvidó cancelar el "auto renew" del proveedor, el dominio imagenesmecanicas.org estará redirigido aquí. Y luego quedará a disposición del siguiente que quiera un nombre que hace 10 años me pareció curioso y apropiado. Aunque parece que los .org solo los usan ahora las ongs.

"Baudrillard para principiantes", de Horrocks, C. y Jevtic, Z.

Horrocks, C., y Jevtic, Z. (2001). Baudrillard para principiantes. Buenos Aires, Argentina: Era Naciente.

Horrocks y Jevtic pretenden con Baudrillard para principiantes hacer una introducción al pensamiento del filósofo francés. En formato de comic, desenfadado, con aire “underground” y un poco de divertida mala leche. Mediante pequeñas escenas con citas y muy breves textos, muchas en relación con sus coetáneos y a lo largo de su vida.

Esta línea biográfica es clara, comprensible. Te identificas con Baudrillard. Su caricatura acaba resultando entrañable.

Pero el filósofo es oscuro, contradictorio y aforista. Picotear sus ideas exponiéndolas en pequeñas pastillas no resulta la mejor forma de aclararlas. El libro pretende ser ligero y resulta confuso. Siendo un resumen correcto, todo lo importante se menciona, resulta complicado de entender. Falta la voz que explique. Una página de texto continuo que se pueda leer de corrido y te ayude a situarte. Como si se te hurtase la explicación. Una clase dictada por un profesor gamberro que no cuenta toda la lección.

Un refresco divertido, para el que conozca su pensamiento y su marco intelectual. No para principiantes.

Más opiniones en Goodreads